Envios gratis a todo el pais en compras superiores a $15.000


¿Cómo guardar correctamente un vino en casa?


Muchas veces se compra o se recibe de regalo un vino, pero no se desea beberlo en el momento. En ese caso, si no se dispone de una cava refrigerada, la duda que surge es ¿cómo lo guardo para evitar su deterioro?

Es importante saber que cada vino posee un diseño enológico distinto, que le otorga mayor o menor potencial de guarda. Algunos son pensados para disfrutar jóvenes: guardarlos va en detrimento de su frescura y vivacidad. Otros se pueden conservar por años y eso influye de forma positiva en su color, textura y sabor. Lo fundamental es entender que todos tienen una curva de vida: el vino es una sustancia viva, delicada y susceptible a cambios.

¿Dónde guardarlo?

Normalmente, la etiqueta o contraetiqueta brindan ciertos datos técnicos que sirven de guía para saber cómo estibar un vino. De todas formas, los principales factores a contemplar para que la espera valga la pena son los siguientes:

  • HUMEDAD: si el aire es demasiado seco, el corcho se puede resecar y deja de cumplir su función a la perfección. Por lo tanto, la humedad debe ser alta, entre un 70 - 90%. Por ejemplo, algunos lugares que suelen cumplir con esta condición son roperos, sótanos o el espacio debajo de las escaleras.
  • LUZ: evitar la luz solar o cualquier tipo de iluminación artificial fuerte, como puede haber en un comedor, patios internos o externos. Lo ideal es tener un espacio prácticamente a oscuras.
  • TEMPERATURA:debe ser entre los 11 y 18° C para que la evolución del vino sea paulatina. También, hay que evitar exponer la botella a cambios bruscos de temperatura, como puede suceder en una cocina.
  • OLORES Y VIBRACIONES: debe preservarse en un lugar calmo, sin vibraciones y lejos de olores desagradables que pueden afectar al tapón y, por ende, al líquido dentro de la botella.

¿Cómo guardarlo?

  • Acostar las botellas en forma horizontal para que el vino este en contacto con el corcho.
  • Retirar total o parcialmente la cápsula protectora, también llamada capuchón. De esta forma, se puede controlar si el vino tiñe el corcho. Esta es una clara señal de que esa debe ser la próxima botella para descorchar.

A modo de precaución, se sugiere tener al menos 3 etiquetas del mismo vino o una caja entera. Si se abre uno y no se encuentra en buen estado, se puede contar con otro de repuesto. A su vez, con la paciencia necesaria, se puede degustar una botella cada cierta cantidad de años e ir apreciando la evolución de tan preciado tesoro.